Hola vecinos:

Os quería contar algo que me sucedió ayer durante la fiesta de los peques del barrio La Carrera a las 19:00.

Antes que nada quería presentarme ya que la inmensa mayoría de aquí no me conoce. Soy un chico de Arnedo que hasta hace poco mas de 3 años vivía felizmente en Logroño por causas de trabajo. Pero cosas del destino, hace 3 años tuve la inmensa suerte, de recalar en esta preciosa ciudad porque conocí a la mujer de mi vida. En esos 3 años hemos conseguido formar una familia que ni en el mejor de mis sueños hubiese imaginado con dos niñas preciosas. Y tu que estás leyendo esto dirás: Y que me importa a mi la vida de este chico si no le conozco??. Pues ahora mismo te explico a que se debe esto:

Ayer mientras sonaba la música y bailábamos con nuestras peques hubo un momento en el que me asomé a la valla de nuestra terraza a grabar parte de la fiesta y como por arte de magia, el tiempo para mi se paró por un par de minutos (pero que parecieron 30). Dejé de oír la música, de ver a mi mujer y mis hijas bailar, incluso pensé que me había quedado solo y mis ojos se humedecieron. Veía a los vecinos de los adosados de al lado, veía a los del bloque de enfrente, a los de los bloques mas lejanos. La gente bailando, con los flashes de los móviles, cantando, saludando…….. Nunca alguien tan lejos, la he sentido tan cerca, de verdad. Incluso a gente que ni siquiera conozco y que siquiera me conoce. Parecía como si estuviésemos uno al lado del otro y fuésemos colegas de toda la vida. Es entonces cuando te des cuenta de que en estas circunstancias es cuando mas unidos tenemos que estar, mas fuertes, mas alegres y ser mas solidarios para vencer a este puto virus que nos está constando muchas lágrimas. Esas lagrimas, tarde o temprano se convertirán en alegría a raudales y sonrisas por doquier.

Durante esos dos minutos me di cuenta de lo afortunado que he sido al conocer a mi mujer y por ende, recalar en esta bella ciudad. Desde el momento que la pisé me habéis tratado como si fuese un Calceatense mas, es mas, me siento un Calceatense mas. Amo esta ciudad, amo sus tradiciones y como no podía ser de otra manera, amo a sus gentes. Aquí soy inmensamente feliz con mi familia y aquí seguiré. En las situación en la que estamos viviendo me resulta muy difícil estar a 100 kilometros de tu familia, no ver a mis padres durante un mes (y lo que queda) y por consiguiente no pueden ver a sus nietas, no poder ver a mis suegros estando tan cerca………. En fin que ayer en la fiesta me di cuenta que pese a estar solos, estamos con tanta gente y tanta gente que mola que no pude contener la emoción.

Así que GRACIAS Santo Domingo por tanto…………

A este puto virus lo vamos a parar entre todos, porque no seremos muchos pero somos valientes, somos responsables y los tenemos mas grandes que el caballo del Espartero. FUERZA VECINOS!!!!

#yomequedoencasa
#quedateentuputacasa